730 vistas

30

August

Teletrabajo y horarios laborales flexibles ¿Cuál es el mejor?

Muchas empresas han descubierto que el teletrabajo es una herramienta efectiva para crear una vida laboral equilibrada.

El teletrabajo se define como el trabajo realizado por los empleados en lugares distintos de su rutinaria oficina y facilitado por las telecomunicaciones y las posibilidades que ofrece Internet.

La Asociación Internacional de Teletrabajo y Asesoramiento (ITAC) estima que hay unos veinte millones de empleados estadounidenses que de alguna forma estuvieron involucrados en el teletrabajo durante el año 2001.

Los que apoyan el teletrabajo señalan el considerable ahorro de costes que supone, así como los beneficios, entre los que se incluyen los bajos costes inmobiliarios, la enorme productividad de los empleados, su gran lealtad y satisfacción, así como un menor número de despidos.

Y son los teletrabajadores los que añaden que, además, les ayuda a encontrar un equilibrio entre su vida laboral y sus responsabilidades. AT&T, que ha utilizado el teletrabajo muy frecuentemente desde los años noventa, llevó a cabo una entrevista entre 1.238 directivos y descubrieron que los teletrabajadores trabajaban más horas.

Las respuestas indicaron que trabajaban al menos una hora más al día, que eran más productivos, más leales y encontraban mayor satisfacción en el trabajo. Dos terceras partes de estos directivos dijeron que la política empresarial del teletrabajo facilitaba las tareas de retención y atracción.

AT&T informó también que se habían ahorrado unos 25 millones de dólares anualmente en costes inmobiliarios con los teletrabajadores a jornada continua5. Estos descubrimientos tan sorprendentes no se han dado solamente en AT&T. Sin embargo, antes de que salga corriendo y propugne un programa de teletrabajo, su empresa o unidad deben sopesar una serie de cuestiones, entre las que se incluyen:

—¿Cuáles son los trabajos más apropiados para el teletrabajo?

—¿Cuáles son los temas legales, regulatorios, de seguro y tecnológicos?* (Un agente de bolsa no puede trabajar para una oficina de un creador de mercado que- no esté supervisada.)

—¿Cómo supervisará a los teletrabajadores y asegurar su contabilidad?

—¿Les preocupará a sus empleados el hecho de que si se convierten en teletrabajadores perderán las oportunidades de ascender u otro tipo de reconocimientos?

 

A pesar de todo lo que se dice a su favor, el teletrabajo no resulta apropiado para toda clase de empresas. En un artículo escrito para la revista Harvard Business Review, Mahlon Apgar afronta esta cuestión explicando por qué el teletrabajo es más apropiado cuando las empresas están:

 

—Comprometidas con nuevos métodos de operación.

—Son más informáticas que industriales.

—Son dinámicas, sin jerarquías y con una tecnología avanzada.

—No hay dominio de nadie

—Deseosas de investigar en nuevas herramientas y formación

El teletrabajo requiere también una adaptación por parte de los directivos y los supervisores, ya que, después de todo, sus subordinados no estarán bajo su vigilancia. ¿Quién sabe si están trabajando o viendo una serie de televisión?

La solución, de acuerdo con los más expertos, está en que los directivos se centren en los resultados, en lugar de en las actividades, lo que significa establecer unas metas claras para los teletrabajadores individuales, asegurarse de que saben cuáles son sus objetivos y establecer un sistema de supervisión del progreso en diferentes fases. Los directivos deben integrar también a los teletrabajadores en grandes grupos, ya que si no, pueden sentirse aislados y fuera de contacto.

El teletrabajo presenta nuevos retos para los directivos, pero los beneficios, especialmente en lo que se refiere a una vida laboral equilibrada y retención, pueden ser sustanciales.



Patrocinador / Publicidad

Artículos relacionados

  • 3933 empleos disponibles
  • 103019 miembros activos